Dos y Pingada

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

¿Sabes lo que es el "Dos & Pingada"?

El Domingo de Resurrección hace que concluya La Semana Santa con felicidad por la vuelta a la vida de Cristo, y Zamora celebra este hecho con alegría tras varios días de silencio, contemplación, delirio y pasión.

Un trayecto desde la nostalgia al regodeo en que la ciudad también festeja el ayuno cuaresmal desde la gastronomía y a la degustación nuevamente por la prohibición de esta.

Los Zamoranos festejan con su tradicional “Dos y Pingada” tratándose de un arte culinario ligado al final de la festividad de la Semana Santa de Zamora.

El “dos y pingada” es el plato típico de la provincia de Zamora sirviendo de almuerzo en la mañana del Domingo de Resurrección, después de que concluya la procesión de la Cofradía de la Santísima Resurrección.

También es conocido este plato Zamorano como su nombre largo “Dos y Pingada, y una Tajada”, haciendo referencia a los huevos fritos para pingar con el pan y la tajada de magro de cerdo.
Su preparación consiste en:

  • Dos huevos fritos.
  • Dos o tres magras de cerdo pasadas por la sartén (la magra es el jamón semicurado o fresco)
  • También puede ir acompañado de chorizo y pan.

Este plato típico se sirve recién hecho, para paladear el sabor tradicional.

Junto con la Esta receta se convierte en el gran manjar de la Semana Santa de Zamora

Los primeros en realizar este plato típico y hacer de una tradición para la ciudad de Zamora, fueron los vecinos del Barrio de La Horta.

Todo procedente de la matanza como el chorizo, salchichón, jamón, lomo o morcilla se puede incluir en este tradicional plato, convirtiéndose en tradición para convecinos y visitantes que lo comparten en bares y restaurantes de la ciudad de Zamora, donde cada uno da su toque personal.

También muchas familias y amigos deciden saborear esta resurrección gastronómica en el Bosque de Valorio, para finalizar esta tradición y pasión de todos los Zamoranos hasta el próximo año.

Recitamos un verso de Joaquín del Barco – 1899

La Gaita Zamorana

 «Ya resucitó el señor
    y repican las campanas.
    Prepara el almuerzo, chica,
    y fríe dos y pingada.